Bienvenidos; os invito a leer, si os apetece, mis palabras enredadas.

lunes, 20 de enero de 2014

TRAICIÓN

http://sosgalgos.com/
Yazco jadeante en un lecho de paja hedionda;  la fiebre me consume e intento arrancar con los dientes los gusanos que se comen la carne putrefacta de las heridas infectadas. Oigo los pasos del que sin duda viene en mi auxilio y miro esperanzado hacia la puerta. La imagen borrosa de sus manos cerca de mí, alivia el insoportable dolor que siento. Creo que le importo, admira mi trabajo y soy indispensable en su vida. Me arriesgo a decir que alberga ciertos sentimientos aunque nunca me los demuestre. Me desvanezco agradecido y agotado.
Recupero la conciencia cuando siento la soga alrededor del cuello. Se tensa con el peso de mi cuerpo. Me resisto a permanecer quieto y acelero con el pataleo involuntario, el proceso de asfixia que me obliga a abrir los ojos y la boca en un gesto grotesco de sorpresa e incredulidad. Mis vertebras cervicales crujen y mis esfínteres se relajan, la oscuridad se acerca y mi agudizado sentido del oído escucha sus últimas palabras ante mi inminente muerte:
“ Estúpido galgo…”


14 comentarios:

  1. Terrible relato de impiedad y desprecio a quien siempre ha sido tu amigo hasta el punto de llegar a morir en tu defensa. Una cosa, un estorbo, un servidor inútil, es lo que se considera a miles de animales cuando han cumplido, según sus amos, sus torturadores. Para los animales, racionales en sus sentimientos, sus amigos siempre han sido quienes les han mostrado cariño cuando jugaban con ellos, cuando realizaban su trabajo de compañía, cuando se esforzaban, incluso, en ayudarles a cazar o a ganar, ante otros, campeonatos de los que se sentían orgullosos. ¡Qué mala suerte que haya acabado la temporada de caza! Parece ser que no era sino mi dueño. ¡Con lo que siempre lo he querido! ¡Maldita soberbia humana!

    Un cariñoso abrazo, amiga Beth.

    ResponderEliminar
  2. Sobrecogedor.... Otro ejemplo de que el animal más fiero que existe sobre el planeta es el ser humano.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  3. Muy crudo y descriptivo, sigue asi.
    Por cierto soy Pérfida
    Un saludo coleguita

    ResponderEliminar
  4. Pobrecitas criaturas, parece mentira que puedan existir seres "humanos" por llamarlos de alguna forma que sean tan crueles, tan insensibles y tan sádicos.

    ResponderEliminar
  5. Defensoras como tú de esas criaturas necesita el mundo lleno, a veces, de bárbaros.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  6. Que perfección¡¡¡ Beth eres genuina describiendo la dura, cruel e innecesaria verdad del asesino y la victima.
    Excelente,

    Besos de admiración ♥♥

    ResponderEliminar
  7. es la primera vez que te leo y me has gustado mucho
    gracias por compartirte

    ResponderEliminar
  8. Hola,
    Me resulta interesante tu labor y te he nominado para los "Liebster Awards". Un saludo
    http://oscarrarteaga.com/2014/02/09/nominacion-para-los-liebster-awards/
    http://liebsterawards.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
  9. Me gustó mucho este microrrelato. Además del desenlace, me gustó esa forma de describir la esperanza en que los demás, lo externo, nos quiere a pesar de que lo que nos envuelve nos dice todo lo contrario. Eso tan sutil es lo que más me ha llamado la atención.

    Felicidades

    ResponderEliminar
  10. Ufff, querida Beth, te he leído con un nudo en la garganta. Me espanta la tortura animal, es superior a mis fuerzas. Pero la claridad de palabras como las tuyas son las que marcan la verdadera denuncia de la crueldad humana, que sigue campando a sus anchas en este siglo de tantos y tantos avances, ¡ja!

    Cuando la congoja me atenaza ante otro caso de maltrato y tortura animal, me aferro a esta frase como al mástil de un velero:

    «El hombre debe tratar a los animales de la tierra como hermanos, pues cualquier cosa que les sucede a los animales, pronto le sucede al hombre.» Jefe Sealth, indio nativo norteamericano, 1854.

    Un besito, asturianuca ;)

    ResponderEliminar
  11. Olá Beth, boa noite!
    Tê-la como minha seguidora é, verdadeiramente, uma grande honra.
    Aproveito o ensejo para parabenizá-la pelos belos escritos.
    Abraço,

    ResponderEliminar
  12. Me has hecho sentir esa angustia que siempre veo reflejada en sus ojos y que no encuentro la forma de aliviar...

    Eres grande!
    Un beso

    ResponderEliminar
  13. Me encanta aun no se como alguien le puede hacer daño a estos animales tan nobles q son los galgos. Tengo acogido uno desde hace un mes y es tan buena tan noble tan agradecida tan suya con esa mirada con ese hociquito una experiencia productiva e inolvidable. Malditos aquellos q son capaces d torturarlos matarlos maltratarlos...en fin, no tengo palabras

    ResponderEliminar