Bienvenidos; os invito a leer, si os apetece, mis palabras enredadas.

miércoles, 11 de septiembre de 2013

UNA PESADILLA EN LA CORONILLA



Siendo yo feliz en mi charca, un buen día quiso el destino que pasara por allí un escritor aburrido que derrochó media tarde de su vida en observar cómo mis hermanas y yo saltábamos de piedra en flor, de roca en ribera, muy a nuestra manera, y nos sacábamos la lengua para demostrar cuál de nosotras era la que más moscas había cazado en su ingenuo vuelo sobre nuestros dominios. Transcurría apacible  nuestra existencia hasta aquel fatídico momento en el que, al barbudo aburrido le dio por pensar que éramos demasiado vulgares para ser, sin más,  simples y sencillos animales. Tras la torpeza del sabio que dijo lo que dijo y con aquello nos maldijo, (perdonen, me enfurezco y me salen rimas tontas de cajón), una horda de princesas babosas se dedica a besarnos el melón, por melón entiendan que me refiero a la cabeza suave y desprovista de adornos, ni melena ondeo al viento ni corona escondo, ¡vamos!, que no soy príncipe encantado, ni cayó sobre mí una terrible maldición de bruja pirada, ni pócima engañosa bebí por equivocación. (A lo que iba que me pierdo). Las pavas de la faldas con volantes brillantes (otra vez la rima fácil, se ve que mi grado de cabreo va en aumento según les cuento) no paran de acosarme, me besan el cráneo y suspiran, y las muy bobas se rebotan cuando no me muto, y jadean y lloran desconsoladas, murmuran nombres raros como Sigfrido, Amatulo, Leobercio, ignorando el callo que me provocan tantos roces pertinaces, se desmayan desilusionadas, enajenadas, aburridas de esperar, y acuden prestos los criados engalanados, que con gentil ironía les pasan bajo las narices un frasco de sales entre sartas de improperios contra sus amas y las malditas ranas.
Chicas, princesas, señoras…¡por favor!.


17 comentarios:

  1. Precioso texto con tu toque de sentido humor. Yo no sé escribir así, te felicito.
    Besitos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Luján, hay días que no está una para la seriedad... Un besote!

      Eliminar
  2. Irónico cuento que me ha hecho sonreir, muy bien narrado y que leí de tirón.
    Original y revelador



    Besos muchos ♥♥♥

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tramos, qué paciencia tienes, jajaja, gracias por leerme... a pesar de los pesares! Un abrazo muy fuerte!

      Eliminar
  3. ¡Pues ahora caigo yo en el motivo que me retiene en este estado de piel sin pelo y manchas verdes, Beth! Las princesas que andan besándome todo el día lo hacen en mi melón cuando en la pócima que bebí, en el apartado de utilización, decia bien claro que me tenían que besar en mi rica y semicircular boca. ¡Serán tontas las princesas! Me tienen en este estado cuando podía comer manjares más sabrosos que las moscas y dejar que la pompa u boato cayese sobre mí. Querida amiga Beth, impresionante imaginación, prosa y narración. Siempre me sorprendes y entusiasmas.

    Un fuerte abrazo, querida Beth.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ahhh! qué gran sentido del humor tiene usted, Antonio,y entre nosotros( eso es lo que más les gusta a las princesas, que las hagan reir!!)
      Un abrazo!

      Eliminar
  4. Beth! Hola! Te he mencionado en los premios Liebster : http://memesitunaimespastonvisagetuesbelle.blogspot.com.es/2013/09/premio-liebster.html
    Besos :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por pensar en mi, katherine, pero ando tan liadilla y con tan poco tiempo que no había leído tu comentario hasta hoy. perdón por esta falta de cortesía, pero quizás pronto pueda corresponder a este premio, intentaré buscar hueco, muchísimas gracias y un besote muy grande, de verdad.

      Eliminar
  5. muy bueno tu escrito pasaree mas amenudo
    Cariños
    Hanna

    ResponderEliminar
  6. Ja, ja, ja... este cuento de princesas sí me gusta ! Muy bueno... Una medalla para ti, que no una corona...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajjaja ¿éste te gusta Ona?, lo tendré en cuenta y nada de medallas, una amiga como tú es más que suficiente! I miss you all! ;)
      Besos!!

      Eliminar
  7. Jajaja... Pobrecitas, Beth... Sigfrido no es muy sensual que digamos... pero ¿¿Amatulo?? ¿¿Leobercio?? ¿Existen príncipes con esos nombres? Porque son para salir corriendo :))
    Sí, la verdad es que menuda tradición fabulera soportan las pobres ranas ;)

    Un besito.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Ay!, no me digas "ná", que me los he sacado de la manga! jejeje
      Un abrazo Mar bonita!

      Eliminar
  8. Simpático sapito, quejumbroso él, pero mira que si las princesas no van y lo besas seguro comienza a sentirse rechazado, ;)
    Leerte me pone siempre de buen humor

    ResponderEliminar