Bienvenidos; os invito a leer, si os apetece, mis palabras enredadas.

viernes, 2 de agosto de 2013

QUIJOTE MÍO...

"Atardecer". Autor: Alejandro Ruiz


“En un lugar de la Mancha, de cuyo nombre no quiero acordarme no ha mucho tiempo que vivía un hidalgo de los de lanza en astillero, adarga antigua, rocín flaco y galgo corredor. Lo conocí y me enamoré. Me espera; así lo prometió cuando partí, y he de regresar sin dilación a su lado, pues no existe ser en la Tierra más necesitado de su compañía que yo. He de añadir que, el citado caballero, tras sufrir una lastimosa burla a sus sentimientos en el desdichado fiasco amoroso del que toda Castilla se hizo eco, ha tenido la fortaleza, el tesón y la valentía de recuperar la fe en el amor.

Nuestras conversaciones comenzaron de manera espontánea y fluida desde el primer encuentro, derivando de un tema a otro con la naturalidad y el placer que proporciona hablar y saberse escuchado. Sus batallas narradas con vehemente pasión me admiran, exaltan mi imaginación; y mis poemas leídos en voz queda y tranquila lo relajan cuando la amargura retorna a su maltrecha alma. Formamos un par de líneas paralelas que por alguna misteriosa y mágica razón se han encontrando en un punto, creando un nexo de unión que ha crecido y se ha hecho fuerte e indestructible, traspasando de ese modo las fronteras establecidas. No cabe duda de que ambos somos conscientes de nuestra lejanía generacional pero, ¿acaso importa cuando tras una larga búsqueda encuentras lo que durante tanto tiempo has buscado?

Recuerdo su primer y tímido acercamiento solicitando permiso para acompañarme en aquella cálida noche de verano. Él tampoco podía conciliar el sueño. Estaba profundamente preocupado por su caballo; me relató lo débil que se hallaba el animal y lo muy descuidado que era su escudero al respecto. Ya no confiaba en Sancho como antaño, ya no confiaba en nadie excepto en Rocinante. Su angustia me conmovió y me ofrecí a acompañarlo a las cuadras. Lentamente y asidos del brazo caminamos hasta el lugar que se hallaba vacío desde hacía varios años, me miró a los ojos y supo leer la realidad que yo no quería expresar con palabras. Asintió con la cabeza y susurró un “ve con dios, fiel compañero”. Las lágrimas se deslizaban por los profundos surcos de sus mejillas y humedecían de sal los labios que dulcemente besé por vez primera. Tras la sorpresa inicial, aceptó que yo le amara. Le confesé que siempre le había amado y que no podría evitar mi propósito de seguir amándolo. Sentí alivio al comprobar que no se ofendía cuando lo hice comprender que su labor había finalizado. “Basta ya de proteger a todo el mundo” le dije, “ahora, permite que yo que vele por ti, que te preserve del mal contra el que siempre has luchado, soy fuerte y nadie te hará daño”. Reposó su blanca cabeza sobre mi hombro y permanecimos en silencio durante algunos minutos, tras los cuales me miró y supo advertir que no le mentía. Me hizo prometer que nunca lo abandonaría y así lo hice, con las estrellas que tanto significan para él, como testigos mudos de nuestro vínculo.

He aquí la urgencia de mi partida, no puedo permanecer más tiempo alejada de él, así que, les ruego me excusen y no dilaten más este absurdo interrogatorio…

Esta declaración, ante el tribunal médico que juzgaba mi capacidad mental, fue decisiva para conseguir mi propósito inicial, que no era otro, que el de ser reingresada en la clínica psiquiátrica, donde mi caballero de la triste figura me aguardaba cada atardecer para contemplar la puesta de sol y rememorar con voz pausada sus andanzas, mientras mis ojos brillaban fascinados.

13 comentarios:

  1. ¡Bellísimo ! Te felicito y también a ese higalgo flaco. Un beso

    ResponderEliminar
  2. Hola querida amiga
    Gracias por darle la bienvenida a mi gatita Suri que no salió muy favorecida en la foto pero que es linda, lo que ocurre es que quería mostrarla y no había manera de que saliera bien en las fotos porque es inquieta.
    Ahora está sobre mi falda, viene muy cariñosa ya de su otra casita donde nació.
    Un beso grande.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En lo bueno y en lo malo... para eso están los amigos Luján, me alegro de que la mala racha se vaya alejando. ¡Un abrazo querida!

      Eliminar
  3. Magnifico, audaz e imaginativo, te felicito y con tu permiso me quedo en tu rincón a aprender y disfrutar¡¡

    Besos muchos ♥♥♥

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Gracias Tramos! bienvenida, ¡recibe un abrazo!

      Eliminar
  4. ¡Qué bello relato! Felicitaciones. Un beso grande.

    ResponderEliminar
  5. Wow!!
    Me quedé sin palabras...y enganchada a la pantalla leyéndote...
    Felicidades por este talento creativo y habilidad para materializar lo que tu imaginación dibuja libremente.
    ¡¡Tan bello!!
    Un saludo y hasta pronto, ¡¡feliz inicio de semana!!
    Gala
    http://galahoogstraten.blogspot.com

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Gala, a veces la imaginación pinta sin lienzo y sin tregua, y no queda otra que hacer lo que se puede con lo que se tiene... un abrazo!!

      Eliminar
  6. Un relato verdaderamente original, y muy bien narrado y construido, una forma innovadora de revisar a Don Quijote, lo cual es realmente difícil.

    Me gustó, un saludo.

    ResponderEliminar
  7. Gracias Javier, es un placer tenerte por aquí, bienvenido, te paso a visitar...

    ResponderEliminar
  8. Una declaración inmensa de vida, Beth. Un amor sin tristeza, sin vanos sucesos, sin pesadumbres... Volver a la vida que siempre se ha querido... Es tan imaginativo como todas tus palabras, largas o breves. Una puesta de sol contemplada por un caballero andante y su princesa... Así debe ser la vida del puro amor. Mi Aloso Quijano ya no será jamás el Caballero de la Triste Figura sino El Caballero Inmortal del Amor, aquel que enamora a quien sabe comprender su inmenso corazón. Excepcional, imaginativo y original relato.

    Un fuerte abrazo, querida Beth.

    P.D.: Querida amiga Beth, este verano ha sido tan anómalo en informática como habrás podido comprobar. No he podido escribir ni responder a comentario alguno debido a las tropelías que han provocado en mi blog determinados agentes externos. Afortunadamente parece que ya está solucionado un problema que se presentaba arduo. Seguimos en contacto. Un beso.

    ResponderEliminar