Bienvenidos; os invito a leer, si os apetece, mis palabras enredadas.

jueves, 8 de noviembre de 2012

SILENCIOS

En un silencio no hay traición posible, el vacío se convierte en refugio cómodo, aislado, convirtiendo las palabras ausentes en acusaciones para el que espera una respuesta sincera sin conseguir franquear la densidad del parapeto y la espiral del diálogo yace desahuciada en las miradas de reproche que nacen enraizadas entre serpentinas de soledad. Ambos se preguntaban si aquel duelo que mantenían se tornaría eterno. La respuesta fue el silencio.

No hay comentarios:

Publicar un comentario